Un clásico: el smažený sýr

 

Smazeny Syr

Smažený sýr. Imagen: Czechtourism.cz

También conocido como smažák, se trata de lo que puede traducirse al español simplemente como “queso frito”. Es un plato de bajo costo y de muy fácil preparación que no puede faltar en ningún restaurante checo y entre las opciones caseras.

Quizás el queso más empleado para esta receta sea el eidam (o edam), cortado en láminas de uno a dos centímetros de grosor, pero en realidad son más los tipos que pueden emplearse. Todo depende de su sabor, consistencia y, por supuesto, del gusto de quien lo prepara. También suele usarse el hermelín, que es en realidad una variedad disponible en el mercado checo muy similar al Camembert francés, por lo que éste último es también apropiado. En la ČR también se puede comer el smažák hecho con un tipo de queso muy aromático conocido como Olomoucké tvarůžky (en la foto).

El smažák puede acompañarse a gusto de cada quien, pero lo usual son las papas fritas o cocidas, así como las que en Chile se conocen como duquesas. Es también frecuente tener como contorno una ensalada, por ejemplo, como la de tomates, cebolla, aceite de oliva, vinagre, sal y pimienta. Lo que no debería faltar es la tartarská omáčka (salsa tártara) o la mayonesa.

Vocabulario Checo
Brambora: Papa o patata
Mouka: Harina
Olej: Aceite
Omáčka: Salsa
Strouhanka I strouhaná houska: Pan rallado
Sýr: Queso
Vejce: Huevo

La Receta

En esta ocasión presentaremos dos recetas, pues aprenderemos a preparar el smažák y la tartarská omáčka.

Para el smažený sýr necesitaremos:
– Queso (eidam, hermelín, Olomoucké tvarůžky)
– Harina
– Huevos
– Tres cucharadas de leche (opcional)
– Pan rallado
– Aceite para freír

La primera cosa importante es cortar el queso. Ello dependerá de su forma original y de su consistencia. Por ejemplo, el Edam suele cortarse en láminas entre uno y dos centímetros de grosor. El Camembert puede dejarse sin cortar para aprovechar su recubrimiento original.

Las piezas de queso las recubriremos con harina primero, luego con huevos batidos y finalmente con el pan rallado. Se recomienda, para lograr un buen recubrimiento, repetir el proceso una vez más.

Una vez empanizadas las piezas de queso, y si estamos usando una sartén, las freímos por ambos lados para dorarlas completamente. Si se usa una freidora de profundidad, se hace según las indicaciones correspondientes a ésta.

Una vez listo el queso frito, se sirve inmediatamente con la salsa tártara (o mayonesa) y el acompañante que hayamos elegido.

Ahora, para la tartarská omáčka, si pensamos en unas cuatro personas, necesitaremos
– 200 gr. de mayonesa
– 1 huevo cocido
– 25 gr. de alcaparras
– 25 gr. de pepinillos
– 50 gr. de cebolla
– 1 cucharadita de mostaza
– Perejil picado

La mayonesa podemos hacerla en casa o, simplemente, comprarla. Si compramos alguna versión comercial, debemos asegurarnos que sea la adecuada.

Por otra parte, debemos cortar muy finamente las alcaparras (ligeramente escurridas), los pepinillos en vinagre, la cebolla y el huevo cocido. Una vez listos, los incorporamos a la mayonesa y añadimos, por último, el perejil picado y la mostaza.

Autor: Rafael Rincón-Urdaneta Zerpa